Crowdsourcing para Branding?
Compartir
Cuando Jeff Howe escribió su artículo (The Rise of Crowdsourcing) en el 2006, no se imaginó el impacto que su neologismo tendría.

Crowdsourcing, arte de “externalizar tareas que tradicionalmente realizaba un empleado, a un grupo numeroso de personas o comunidad, a través de una convocatoria abierta”, ha tenido un gran auge en Internet en los últimos años incluso llegando al mundo corporativo en el diseño y desarrollo de productos, servicios y hasta identidades.

Se basa en el concepto de que cada persona es dueña de pedazos de información que al unirlos de forma organizada, se puede obtener una mejor idea de la solución de un problema.

El modelo de Crowdsourcing, consiste en la producción y resolución de problemas a través de la difusión de la problemática mediante una convocatoria abierta. Los usuarios (la masa), forman comunidades en línea y sugieren soluciones. Una vez elegidas las mejores soluciones, estas pasan a ser entidad de quien propuso el problema (crowdsourcer) y las personas que propusieron las mejores soluciones son “premiadas”.

Como herramienta de investigación y estudio de mercado, puede ser útil, rápido y económico. A través del “crowdsourcing”, se puede conocer que es lo que en verdad piensan los consumidores y generar lazos de lealtad con ellos.

Nuestra preocupación principal es que “crowdsourcing” mal empleado, puede generar grandes oportunidades. Las empresas deben tener mucho cuidado al utilizar esta herramienta al buscar soluciones especialmente cuando se siente que el “crowdsourcing” puede solucionar “todo” de una forma mas eficiente y con menos riesgos.

A nosotros nos preocupa específicamente la aplicación de esta herramienta en la solución de problemas de branding en empresas.

Algunas empresas, a través de votaciones, permiten a los consumidores opinar sobre propuestas para el desarrollo de una marca, pero la falta de información de los consumidores en cuanto a estrategia de la empresa y un manejo no profesional de la información recolectada pueden desorientar completamente la intención principal llegando a tener efectos negativos en el proceso y sus resultados.

Empresas como GAP y Tropicana han tenido resultados negativos en procesos con el uso de esta herramienta. Al someter a votaciones sus propuestas, se vieron en la necesidad de regresar a su imagen original, argumentando que sus consumidores ya tenían un alto grado de fidelidad con la propuesta pasada. Aunque puede ser que esta haya sido la intención del proceso desde un inicio, se debe tener cuidado al someter a una marca al escrutinio público.
Para nosotros, la creación de una marca va más allá de la opinión y conocimiento histórico de un grupo de personas acerca de la empresa, sus productos o servicios, así como el futuro de la misma. Crowdsourcing puede ser un excelente recurso para generar buenas ideas, pero la ejecución y el desarrollo de marca deben estar a cargo de personas especializadas en el proceso con la capacidad de unir y comprender todas las piezas para desarrollar una propuesta que mas allá de ser del agrado del mercado meta, resuelva el problema.

Las implicaciones éticas, sociales y económicas de este nuevo método han causado un amplio debate. En nuestra opinión, la mejor estrategia para un problema de desarrollo de marca está en obtener la solución basada en la estrategia interna de la empresa guiada por la dirección de la misma. Ahí es donde se encuentra el conocimiento necesario de lo que viene y las ganas de empujar una estrategia hacia dentro de la empresa y hacia el mercado en el corto, mediano y largo plazo.

El “crowdsourcing” podrá proporcionar una “fotografía” de las necesidades del presente pero puede generar oportunidades en el conocimiento hacia el futuro, innovaciones, cambios de dirección, entre otras.

No cabe duda que el conocimiento de las masas siempre es útil para la resolución de problemas. En el caso de desarrollo de marca, se debe tener especial cuidado en el uso de estas herramientas para no comprometer la solución del problema y el éxito del proyecto cumpliendo con sus objetivos.

Sauer, Abe. (2010). Friends Don’t Let Friends Crowdsource a Brand. [En línea]. Disponible en http://www.brandchannel.com/home/post/2010/04/19/Friends-Dont-Let-Friends-Crowd-Source-A-Brand.aspx

Lipman, Gregg S. (2010). Crowdsourcing Their Way Into One Big Mess. Brandweek. (Octubre, 2010), p 26.

Clark, Nicola. (2010). Testing the wisdom of crowds. Marketing. (Julio, 2010), p 13.

MacLeod, Stephanie. (2010). Is this clever crowdsourcing or just a genuine brand gaff?. Marketing Week. (Octubre, 2010), p 12.

Fisch, Martin. (2010). Antennen 1 (Westend). [En línea]. Disponible en: http://www.flickr.com/photos/marfis75/3556367411/
Regresar a Blog.